Buscar en este blog

domingo, 12 de febrero de 2017

¿que características tendrán los cazas de la sexta generación? te las cuento

El siguiente salto en tecnología militar para aviones caza es sin duda la inteligencia artificial y la velocidad hipersónica.


Estados unidos parece enfocarse en continuar con la tecnología furtiva, que en caso de tratarse de aeronaves hipersónicas sería imposible dotarlas con tales características pues su mismo diseño no lo permite, amén de que no lo necesitan.  Pero Rusia parece interesarse más por aviones caza hipersónicos.

Inteligencia artificial

Una enorme ventaja de las aeronaves no tripuladas es su bajo coste de mantenimiento y producción.  Pero además, si se dotan de inteligencia artificial y dejan de ser meros aviones a control remoto, su eficacia sería enorme, es decir, su eficacia para atacar no se compararía con la habilidad de un piloto humano; ósea, sus reacciones serían bastante más rápidas que las de un hombre.  Y eso quedó demostrado hace unos años cuando en unos ejercicios de guerra virtual una máquina derrotó consecutivamente a un experimentado piloto de aviones caza de la fuerza aérea estadounidense, la máquina no perdió un sólo round. 


Es por eso que los cazas de sexta generación serán robots inteligentes, teniendo la opción, en algunos casos, de poder ser pilotados por un ser humano, pero serán los menos.

Algunas tecnologías de inteligencia artificial ya están siendo probadas en el caza de quinta generación ruso Sukhoi T-50 PAK FA.

Este caza ruso equipa sistemas informáticos que localizan hasta 48 objetivos y puede atacar simultáneamente a 15 de ellos sin ninguna intervención humana, salvo para recibir la autorización de atacar.  Claro que también tiene la opción de operarse de forma manual, pero en el futuro quizá se elimine esa opción.


También las computadoras de abordo pueden interferir automáticamente los sistemas informáticos y electrónicos de los enemigos, así como sus sistemas de control de tiro y guiado de los misiles, para de esa forma proteger el avión sin siquiera que se entere el piloto.

Por otro lado, en Rusia se desarrolla la tecnología necesaria para hacer posible que los aviones caza  logren la velocidad hipersónica y puedan alcanzar la órbita terrestre.  Para tal objetivo ya tienen listos los motores que combinan un motor de turbina con uno tipo scranjet, estatorreactor en español;  el primero es para vuelo subsónico y el segundo para vuelo hipersónico.

La ventaja de los motores tipo scranjet es que no necesitan que la nave lleve tanques de oxígeno para realizar la oxidación del combustible pues el oxígeno lo toman de la misma atmósfera.

Un estatorreactor es un tipo de motor de reacción que carece de compresores y turbinas, pues la compresión se efectúa debido a la alta velocidad a la que ha de funcionar. El aire ya comprimido se somete a un proceso de combustión en la cámara de combustión y una expansión en la tobera de escape.


Este tipo de motor que combina uno de turbina y uno tipo scranjet es el modelo de motor que también equipará el futuro bombardeo estratégico ruso PAK-DA.

La ventaja que tendrá el futuro caza ruso de sexta generación con respecto a sus análogos occidentales será precisamente ésa; lograr velocidades hipersónicas y poder alcanzar la órbita terrestre; dos cualidades que hará sumamente difícil a los actuales sistemas antiaéreos poder derribarlos, pero también a los potenciales aviones enemigos les seria muy difícil poder darles alcance con sus armas.

Estados Unidos hasta ahora se ha decantado por aviones de sexta generación pero subsónicos, aunque eso sí, con tecnología furtiva; pero sucede que esa tecnología va de salida, pues los modernos radares pueden detectar fácilmente a los aviones tipo stealth, furtivos.

Otra característica de los aviones de sexta generación sería equipar radares de barrido electrónico activos en fase, denominados AESA (siglas en inglés de Active Electronically Scanned Array)

Un radar AESA es un tipo de radar de antenas en fase cuyo elemento transmisor y receptor del eco de la señal de radar enviada se compone de numerosos módulos independientes instalados en una superficie plana. Cada uno de los pequeños módulos emite su propio haz de energía en diferentes frecuencias, con lo que se reduce la emisión electromagnética y se reduce la posibilidad de ser detectado.


Otra característica, que muy probablemente será la norma en la siguiente generación de aviones caza, será equipar armas láser; así es, tanto en Rusia como en los EEUU se está desarrollando este tipo de armamento para equipar sus nuevas máquinas de guerra; claro, el haz láser no será utilizado para derribar al rival, pero si para interferir sus sistemas electrónicos de guiado de armas, así como para “deslumbrar” al enemigo, pues un rayo láser con la suficiente potencia como para derribar un avión es prácticamente inviable en un avión caza, porque su consumo de energía sería enorme lo que haría necesario que el avión tuviera que cargar pesadas baterías para tal propósito, lo que no es posible dada su función.

Otra característica serían los misiles hipersónicos y de muy largo alcance, como  mínimo de 500 kilómetros.

Se requiere que los misiles sean tan rápidos y de largo alcance pues de esa manera el caza podría derribar a su enemigo sin que éste tuviera tiempo a poderlo detectar, y mucho menos poder reaccionar ante el ataque. 

Se supone que esas cualidades hacen innecesario para los cazas de quinta generación estadounidenses F-22 raptor y F-35 tener súper maniobrabilidad, pues el combate sería a muy larga distancia, fuera del campo visual del enemigo; claro, eso sería así ante un avión caza de la cuarta generación y anteriores, pero no así ante un caza de la quinta generación, y mucho menos ante uno de la sexta.

En Rusia decidieron dotar a su caza de quinta generación, Sukhoi T-50, con súper maniobrabilidad, con lo que obtiene una ventaja respecto a sus análogos estadounidenses y occidentales; pues en caso de poder escapar al primer ataque de un potencial enemigo, éste tendría una enorme ventaja respecto a su rival, y como van las cosas parece que ese era el camino indicado.


En EEUU existe un proyecto de caza de sexta generación que tiene por nombre BlackBird 2, es decir, es el sustituto del famoso BlackBird 1, pero este sería una aeronave no tripulada en contraste de su predecesor; además, éste sí irá armado y con toda probabilidad podrá equipar misiles con ojivas atómicas.

En Rusia se sabe de la existencia de dos proyectos independientes de aviones caza de sexta generación, aunque no hay muchos detalles sobre los mismos se conoce que serán hipersónicos y podrán alcanzar la órbita terrestre.

Estas nuevas armas se engloban dentro de la doctrina militar conocida como “ataque global inmediato”; un ejemplo de ellas ya operativo es el misil ruso Sarmat, alias satán 2.0.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada